dijous, 26 d’agost de 2010

Parlant de la vida, de la mort










Saber viure? Saber morir?

Viure... Morir

També hi ha qui necessita negar el valor de Raimon Panikker

Es retrata sol amb la pobresa d'arguments. No interessa però va bé saber què diuen i a vegades utilitzen per enganyar la gent senzilla. I va de teòleg laic i lliure!


19:59 | 27 de agosto, 2010

Ha muerto Raimundo Panikkar

por Francisco José Fernandez de la Cigoña

Se ha ido, vaya Dios a saber a donde, a los 91 años, Raimundo Panikkar. Masiá lo lamenta mucho lo que bastaría para que no pocos se regocijaran. No es mi caso. Me deja totalmente indiferente la noticia pues hace ya mucho tiempo que esa mezcla de indio y catalán había dejado de hacer daño.

No hay cosa en mi opinión más estúpida que la pretensión de que tenemos que llorar a cualquier muerto. Y sostener que, además, todo fallecido fue buenísimo. Claro que debemos alegrarnos por la muerte de algunos. Porque con ella habrán dejado de hacer daño. No creo que ni el Papa hubiera llorado la muerte de Stalin o de Hitler.

Ciertamente que Panikkar no es comparable a esos monstruos de la Humanidad. Yo creo que hoy ya no era nadie y no decía nada salvo a algunos nostálgicos de un pasado que se muere. Pues que le lloren ellos.

Todos los días mueren cientos de miles de personas y tampoco tenemos que encomendarlas a Dios nominatim. Pero ya que menciono la muerte de este sacerdote o exsacerdote, que tampoco tengo muy clara su situación actual, pidamos a Dios, en su infinita misericordia, su eterno descanso. Desde la seguridad de que la Iglesia no ha perdido nada con su fallecimiento. La mejor prueba de ello es que lo lamenta Masiá. Pues que los muertos entierren a sus muertos.